comprar piso para  inversión en Barcelona

La alarma para la situación de los bancos impone medidas para proteger los ahorros y volver a impulsar la circulación de dinero. Entre las soluciones más válidas, se destaca la inversión inmobiliaria. El caso de Barcelona centro: caída de precios de venta y alto rendimiento anual.

El primer semestre del 2012 fue caracterizado por la intensificación de la crisis financiera a nivel europeo. A la complicada situación de Grecia, que destapó la caja de Pandora en toda la zona Euro, se van sumando día tras día las dificultades de distintos países de la comunidad económica. Europa y sus integrantes se enfrentan a la necesidad inmediata de volver a fijar sus reglas internas en temas de finanzas, mercado, trabajo, producción y consumo.

En tiempo de crisis, de bancos con riesgo de quiebra por sus políticas descontroladas en tema de crédito y de noticias dramáticas, el miedo es la primera reacción a todo nivel.
Para lo ahorradores españoles y europeos en general, la fragilidad de los bancos exige medidas para proteger su dinero del peligro de quiebras y corralitos. El camino más seguro, que muchos están tomando en cuenta, es la inversión inmobiliaria.

En este sentido, comprar un piso en Barcelona centro representa una oportunidad muy ventajosa en términos de renta, ya que los precios bajaron un 50% desde el 2007, cosa que no ocurrió en otras capitales europeas.
La ubicación privilegiada de una propiedad céntrica, en una ciudad viva como Barcelona, garantiza la abundancia de potenciales inquilinos de buen perfil y un rendimiento medio anual del 6 %.

Un ejemplo concreto: un piso en el Casco Antiguo al precio de 110.000 €, con una superficie de 45 m2, puede contar con una renta aproximada de 7.200 € al año, es decir un rendimiento bruto anual superior al 6,5 %. En otros casos, dependiendo de las características y la ubicación de la propiedad, el rendimiento va de un 5,5 hasta un 7,5%.
El rendimiento se hace aún más interesante si se considera también en términos fiscales, gracias a desgravaciones que van de un 60% hasta un 100% si se alquila a menores de treinta años.

Esta situación resulta cada día más atractiva para inversores de diversos países europeos, ya que representa la oportunidad concreta de una renta alta y la posibilidad de una recuperación a mediano plazo del crecimiento del valor de mercado de la propiedad adquirida.

Related Articles

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies