Cuando caminas por el Casc Antic no hay nada como alzar la vista, mirar al cielo y descubrir la arquitectura de Barcelona y las curiosidades que esconden algunos edificios de la ciudad. Hoy te vamos a mostrar algunos de los ejemplos más llamativos. Te vamos a contar las historias y leyendas que los envuelven y, sobre todo, dónde están algunas de estas obras arquitectónicas tan especiales del casco antiguo. ¡Apunta bien!

Los caracoles de la Catedrall

Los caracoles de la Catedral

Los caracoles de la Catedral

Cuenta la leyenda que el maestro constructor de la catedral de Barcelona tenía una esposa que le era infiel. Por esta razón, el enfadado artista quiso enviarle un mensaje subliminal a su mujer y exteriorizó así su cabreo: poniendo esculturas de caracoles en su obra. Porque, según la leyenda, al contrario que el caracol, él no podía esconder sus cuernos. ¿Te parece una versión poco verosímil? Bueno, hay quien apunta a una segunda explicación para estas esculturas y que hace referencia a una increíble plaga de caracoles en el siglo XVI.

En cualquier caso, si pasas justo por detrás de la catedral, mira hacia arriba y observa su torre derecha… ¿Has encontrado los caracoles?

El esgrafiado más antiguo

La Plaza del Pi

La Plaza del Pi

Si llegas a la Plaza del Pi, justo delante de la entrada principal de la iglesia del Pi, encontrarás un gran edificio con unos magníficos esgrafiados, restaurados hace unos años. El esgrafiado es una técnica ornamental arquitectónica utilizada para la decoración en el enlucido y revestimiento de muros, tanto en el exterior como en el interior de edificios. Puede considerarse como una variedad o tipo de grabado realizado sobre una superficie estofada, a partir de dos capas o colores superpuestos que permiten revelar formas o dibujos al retirar o rallar la capa exterior. En los revestimientos de fachadas y decoración de algunos interiores, suelen utilizarse plantillas con motivos geométricos.

Este precioso edificio de la Plaza del Pi corresponde al gremio ‘Tenders Revenedors’, que aunque nació en el siglo XV, se instaló en este lugar en el siglo XVIII. Estos esgrafiados barrocos, hechos con arena de playa, son los más antiguos de Barcelona. En el corazón de este precioso edificio, la estatura del arcángel Sant Miquel, patrón del gremio. Camina unos metros de espaldas al edificio, gírate y alza la vista para disfrutar de esta obra de arte. ¿Qué te parece?

El “Amoret” de plástico

El Amoret de plástico

El Amoret de plástico

Vamos a dar una vuelta ahora por la Plaza Catalunya. Si nos situamos en la confluencia con Ronda Universidad y miramos a las alturas, podemos ver una escultura, un “amoret” en lo alto de la casa de Pich i Pon (1878-1937). De este personaje, que fue alcalde de Barcelona, se cuentan muchas anécdotas, aunque quizás la más famosa es que hizo cambiar la estatua original por otra de plástico ya que, según decía, se la intentaron robar en varias ocasiones.

Pich i Pon fue conocido por haber dado nombre a la ‘piquiponada’: error de pronunciación y sustitución de una palabra por otra eufónica pero de diferente significado. Este personaje era conocido por sus discursos e intervenciones, en los que cometía numerosos errores a causa de este fenómeno, la confusión en el significado de palabras o frases hechas y al mezclar metáforas. Algunos de estos ejemplos son frases como “En la Rambla de Cataluña han abierto un restaurante con luz genital” o “Este calor es impropio de estos días. Parece que hayamos entrado en plena calígula”.

La cana de Barcelona

La cana de Barcelona

La cana de Barcelona

Si nos acercamos a la románica capilla de Santa Llúcida, podemos observar otra curiosidad: en una de sus esquinas hay tallada una especie de pequeña columna. En la Edad Media este lugar fue utilizado como mercado y el Consell de Cent (Organismo Regulador de la ciudad) decidió colocar “simbólicamente” en forma de escultura una cana (medida barcelonesa equivalente a 1555 mm), que indicaba que en cualquier momento podía ser comprobado cualquier objeto que allí se comercializaba y así evitar fraudes.

Antes de la implantación del Sistema Internacional de Unidades, la cana era la medida fundamental en medidas de longitud, sobre todo en Cataluña. Se materializaba en forma de un bastón de madera, una caña o una cinta textil, en la que se marcaban, además, las divisiones que tenía en media caña, en palmos y en cuartos de palmo.

¿Conocías estas curiosidades en los edificios del casco antiguo de Barcelona? Ya sabes, a veces sólo hay que mirar un poco hacia arriba… No obstante, si quieres tener una mejor perspectiva de esta maravillosa zona de Barcelona, recuerda: hay áticos increíbles que podemos enseñarte si entras aquí: http://www.cascanticbcn.com/

Related Articles

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies